A pesar de que en 2021 México registró un incremento de 2.9% en generación de energía a través de fuentes limpias, quedó por debajo de la meta establecida en ese año y será complicado alcanzar la de 2024, pues el gobierno considera que en el momento en el que se fijaron estos objetivos no se evaluó la viabilidad técnica y económica.

De acuerdo con el Programa para el Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN) 2022-2036 publicado recientemente por la Secretaría de Energía (SENER), el año pasado se generaron 70,563.43 gigavatios (GW) por hora de energías limpias, lo que representó 29.5% del total.

Pese a todo, se indica que para alcanzar la meta de 35% a 2024, la viabilidad económica y técnica para una integración de gran magnitud de generación limpia para ese año no es factible, como se observó por parte de la SENER en 2017 y 2018, en el sexenio pasado.

Este gobierno señala que se va a dar prioridad a la tecnología de las centrales eléctricas de ciclo combinado y de combustión interna sobre las limpias, pues brindan una mayor flexibilidad en la operación del SEN.