El presidente Andrés Manuel López Obrador informó que México compró las acciones de la refinería Deer Park de Houston, Texas, en Estados Unidos, la cual es propiedad de la empresa Shell Oil Company con el objetivo de que Petróleos Mexicanos (Pemex) tenga el 100 por ciento de los títulos. El presidente detalló que se trató de una inversión de 600 millones de dólares, operación con la que Pemex se convierte en el dueño total.

“Lo más importante es que en 2023 seremos autosuficientes en gasolinas y diésel, no habrá aumentos en los precios de los combustibles” escribió en Twitter. El mandatario aseguró que se trata del 50 por ciento de las acciones debido a que el otro 50 ya pertenecía a Pemex. Dio a conocer que la refinería tiene la capacidad de procesos 340 mil barriles diarios de gasolina y diésel, y es igual a la nueva de Dos Bocas, en Tabasco.

“Tengo el gusto el agrado de informarles que Pemex compró las acciones de la refinería Deer Park de Houston, de la empresa Shell, se compró el 50 por ciento de las acciones porque el otro 50 por ciento ya era de Pemex y de esta manera ya contamos con una nueva refinería”.

Shell Deer Park cubre 2 mil 300 acres y es una refinería y planta química totalmente integrada con aproximadamente mil 500 empleados y mil 200 contratistas. Funciona las 24 horas y es una combinación de toda una serie de equipos de procesamiento, salas de control, tanques de almacenamiento, equipos de protección ambiental entre otros.




Con esta nueva compra del complejo, el gobierno de López Obrador entregará al final del sexenio ocho refinerías en buen estado y con la capacidad para dotar combustibles al país: “nos costó 600 millones de dólares, estamos hablando de alrededor de 12 mil millones de pesos, no crédito, no deuda, sino de los ahorros por no permitir la corrupción, por ser un gobierno honesto, austero, sin lujos”.




De acuerdo con el presidente, los detalles de la compra se darán en la Mañanera del miércoles, e invitó a participar al director de Pemex y a el consejo de administración.

En un comunicado Pemex dio a conocer que tiene 49.995 por ciento a través de su filial P.M.I Norteamérica. Recordó que en 1993 adquirió su participación de la refinería ubicada en Houston y se asoció con Shell para llevar a cabo las inversiones necesarias para procesar crudo Maya.




Se espera que la adquisición cierre en el último trimestre del año, una vez aprobada por los entes regulatorios de Estados Unidos y la compra será financiada en su totalidad por el gobierno federal.




“La contraprestación por esta transacción es de 596 millones de dólares, lo cual es un monto pagado en efectivo y un monto representado por la eliminación de la participación de Shell en la obligación de deuda de la sociedad».

¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/LI3CVPDUDKNVO1