A través del Instituto Nacional de Migración (INM), el Gobierno de México informó que arrestará y deportará a los integrantes de la Caravana de Migrantes que entraron al país por medio del Río Suchiate, frontera entre Guatemala y México.

«Agentes Federales de Migración trasladarán a las estaciones y estancias migratorias a toda persona extranjera que no acredite una condición de estancia regular (…) se resolverá su situación jurídica, y en su caso, se llevará a cabo el retorno asistido a su país de origen».

Cabe recordar que previo a la salida de la Caravana desde Honduras, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en conferencia mañanera que estaban listos para ofrecer empleos a 4,000 migrantes en la frontera norte. Sin embargo, al llegar a México, los integrantes de la Caravana se encontraron con un cerco de la Guardia Nacional.

Se viralizaron videos en redes sociales donde se ven algunos enfrentamientos entre migrantes y la Guardia Nacional, que utilizó gas pimienta y lacrimógeno para disuadir a los migrantes.

Al llegar a la frontera entre México y Guatemala el pasado sábado, los integrantes de la Caravana enviaron un oficio al INM solicitando entrar en condición de refugiados. Al negarles la entrada, los líderes instaron a que se cruzara a través del río.

«Los dirigentes tomaron la decisión de convocar al resto de las personas a travesar por el Río Suchiate, sin considerar los riesgos que esto implica para menores de edad y grupos vulnerables», indica el comunicado del INM, que además denuncia a los migrantes por haber «lanzado proyectiles a los elementos de la Guardia Nacional, lo que representa una violación a la Ley de Migración.

Se desconoce el número de personas que lograron ingresar al país este lunes, pero se sabe que la Caravana tenía un aproximado de 5 mil miembros a su llegada a la frontera.