El cemento es un material que se utiliza desde hace siglos, y en todo este tiempo su labor apenas ha cambiado.

Sigue tratándose de un producto usado en todo el mundo para unir ladrillos y erigir paredes y columnas, sin embargo, al igual que cualquier otra tecnología, ha evolucionado con el paso del tiempo.

Y ahora un equipo mexicano ha llevado al cemento un paso más adelante y lo ha modificado para que además de ser uno de los materiales más resistentes, también pueda emitir luz.

Según detalló el investigador mexicano José Carlos Rubio Ávalos, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo a la BBC, el cemento está constantemente expuesto a las radiaciones solares, misma que puede aprovecharse para crear un cemento forforescente.

Este material, que podría usarse para el desarrollo de carreteras ecológicas que se iluminen con energía natural, consiste en absorber la radiación ultravioleta durante el día y luego expulsarla como energía lumínica durante la noche.

después de varias pruebas y prototipos, finalmente se consiguió un cemento que ‘brilla en la oscuridad’ e incluso se pudo regular la intensidad y el color de la luz emitida.

Cemento fosforescente

A diferencia de los plásticos que se utilizan comúnmente para crear materiales fosforescentes, el cemento -por ser inorgánico- tiene un mayor rendimiento y durabilidad.

La desventaja es que este nuevo material es cuatro veces más costoso que el cemento tradicional, por lo que se está planteando el usarlo únicamente como una capa de recubrimiento para fachadas de edificios o para ser utilizado en la señalización de vías y carreteras.