De toda la comida que se produce en México, un 34% es desperdiciado, revelaron datos dados a conocer por el Banco Mundial, esto significa que cada año en el país se desperdician 20.4 millones de toneladas, esto significa que, en promedio, cada mexicano desperdicia medio kilo de comida cada día, o lo que es lo mismo, casi 158 kilos cada año.

Como resultado de este desperdicio, en México se generan 36 millones de toneladas de dióxido de carbono para el procesamiento de artículos orgánicos, lo que es equivalente a las emisiones anuales de 16 millones de vehículos.

Ahí no termina el problema. La cantidad de agua utilizada para producir alimentos que terminan en la basura es de 40 mil millones de metros cúbicos, similar al consumo de agua de todos los habitantes del país durante 2.4 años.

Entre los principales problemas que llevan a tal desperdicio se encuentran el uso de técnicas ineficientes en la producción; instalaciones y equipos de transporte que no cuentan con la refrigeración adecuada; acuerdos de venta entre productores y compradores que generan pérdidas de cultivos; y estándares estéticos exigentes que provocan que los productos que no tengan cierta forma o aspecto sean rechazados a pesar de ser seguros para el consumo.

Con información de Forbes.