Después de casi tres semanas de estar enfermo y padecer meningitis, un infante de apenas 19 meses de edad perdió la vida en Alberta, Canadá, porque sus padres son fanáticos ‘anti-vacunas’ y se negaron a llevarlo al hospital.

La cadena de noticias CBC News se enteró de este hecho y decidió investigar un poco más a fondo. De acuerdo a ellos, la pareja, David y Collet Stephan, se declararon inocentes de los cargos que se les imputan por haber dejado morir a su hijo Ezekiel.

Los padres decidieron llamar a una ambulancia hasta que el bebé dejó de respirar. En vez de llevarlo al hospital cuando se encontraba muy enfermo, la pareja decidió ‘medicarlo’ con ‘suplementos alimenticios’ y durmieron a su lado.

A pesar de que existen tratamientos para la meningitis, David y Collet decidieron ‘curarlo’ con una mezcla de extracto de hojas de olivo, agua con miel de maple, jugo con fresas congeladas y proteína de leche.

Los fanáticos religiosos vieron que su hijo estaba empeorando, por lo que decidieron cambiar el ‘tratamiento’ por una mezcla de vinagre de manzana, raíz de jengibre, ajo, pimientos y cebolla. Pero esto, no tuvo ningún resultado.

El niño dejó de respirar, por lo que sus padres por fin decidieron llamar a una ambulancia, y tras cinco días de estar en coma, perdió la vida.

Las autoridades ahora buscan que a la pareja se le de una condena de hasta 5 años de cárcel por ‘actitud irresponsable’ con la salud de su hijo.