Entre mayor es el coeficiente intelectual de un hombre, menor es la posibilidad de que engañe a su pareja, revela un estudio realizado por el experto en psicología evolutiva de la Escuela de Ciencias Económicas de Londres, Satoshi Kanazawa.

De acuerdo con Kanazawa, «los hombres inteligentes son más propensos a valorar la exclusividad sexual», por lo que es menos probable que engañen a sus parejas.

Además, el estudio señala que los hombres que se identifican como liberales, ateos y fieles tienen coeficientes más altos que los creyentes e infieles.

Para realizar su estudio, el psicólogo analizó dos grandes bases de datos estadounidenses: el estudio nacional longitudinal de salud adolescente y la encuesta general social, que miden actitudes sociales y el coeficiente intelectual de adolescentes y adultos.

Relaciona además la monogamia como una característica evolutiva, pues en sus orígenes, el hombre era ‘relativamente polígamo’, situación que ha cambiado proporcionalmente con el aumento intelectual del hombre como especie.