Cuando Armani Crews cumplió 6 años quiso celebrarlo de una forma especial. No quería un gran pastel ni una fiesta con todos sus amigos, tampoco quería cientos de regalos o que la llevaran de paseo por la ciudad, lo que ella quería era ayudar a las personas de la calle.

El pasado 8 de marzo la pequeña de seis años iba a celebrar su fiesta de cumpleaños, pero en lugar de eso se acercó a sus papás y les pidió que todo el dinero que se iban a gastar en la fiesta lo usaran para ayudar a las personas que más lo necesitan.

Su padre la miró fijamente y le dijo que si hacían eso ella no recibiría ningún regalo, pero Armani estaba decidida y le respondió «Está bien. Mientras ellos puedan comer yo estoy bien».

La iniciativa de Armani se difundió a través de Facebook y no tardó en convertirse en una verdadera campaña para recaudar fondos para la beneficencia.

La familia preparó comida y armó paquetes de higiene que distribuyeron entre las personas sin hogar en las calles de Chicago. Ahora la familia de Armani pretende convertir este acto de caridad en una tradición anual.

Fuente CNN.