Con el objetivo de hacerle frente a la crisis energética en el país, el presidente venezolano Nicolás Maduro ha decretado que durante abril y mayo los viernes serán días no laborables.

Este miércoles Maduro dio a conocer el decreto especial, con el que se espera reducir en un 20 por ciento el consumo de energía en oficinas públicas debido a los problemas energéticos.

El mandatario pidió también a los venezolanos racionalizar el consumo eléctrico en sus hogares, puesto que en el país «el consumo en el sector residencial es mayor que el comercial e industrial».

En Venezuela, el 60 por ciento de la electricidad que se consume es generada por la planta hidroeléctrica en la represa del Guri, sin embargo, la sequía que enfrenta el país actualmente ha reducido gravemente su capacidad, y por tanto, iniciado una crisis eléctrica en el país.