Desde hace algunas semanas se ha dado a conocer que los teléfonos Samsung Galaxy Note 7 han estado explotando (literalmente) en todas partes del mundo. Esto no sólo le ha causado grandes problemas a los usuarios, sino que ha supuesto una pérdida multimillonaria para Samsung.

La situación ha obligado a la compañía a tomar medidas drásticas, no sólo reemplazando los teléfonos de los usuarios, sino pidiéndoles no utilizarlos hasta resolver la situación.

Aunque Samsung ya ha reemplazado miles de dispositivos en las tiendas que los vendían, parece ser que esto no ha sido suficiente. Y es que un usuario chino ha reportado que su dispositivo se ha incendiado de la nada, ¿El problema? No es uno de los teléfonos del primer lote, sino uno de los reemplazados, esos que se supone están libres del problema.

El incidente ocurrió el pasado domingo. Luego de que el usuario dejara su teléfono conectado toda la noche, éste comenzó a emitir una columna de humo y posteriormente se incendió, informa CNN Money.

Además, el usuario demostró que no se trataba de una de las viejas terminales, sino uno de los teléfonos reemplazados. Esta situación ha preocupado a Samsung, que ya se ha puesto en contacto con el joven chino y está investigando la situación.

Esta situación representa un nuevo gran problema para Samsung, que ya ha retirado y reemplazado medio millón de teléfonos, y aunque las nuevas unidades no parecen ser tan volátiles como las anteriores, algunos usuarios han reportado sufrir problemas de recalentado y extrañas pérdidas de carga en la batería de sus teléfonos reemplazados.

Fuente: Gizmodo