Además de sólido, líquido, gaseoso y plasma, existe una serie de estados alternativos de la materia, los cuales se han conseguido reproducir en laboratorio y a los cuales hoy se suma el líquido de espín cuántico.

En el caso del líquido de Espín Cuántico, se trata de un estado de la materia que se predijo hace 40 años, pero que no se pudo demostrar hasta ahora.

Según revela un estudio publicado por la Universidad de Cambridge, este material se encuentra en determinados materiales magnéticos.

Lo más peculiar de este nuevo estado de la materia es que es capaz de separar electrones en piezas más pequeñas, algo considerado imposible hasta ahora.

En un material magnético convencional, los electrones se comportan como pequeños imanes: si el material se enfría, los “imanes” se ordenan solos de modo que todos los polos magnéticos apunten en la misma dirección, sin embargo, en este nuevo estado de la materia los electrones permanecen desordenados en todo momento, incluso cuando se lo lleva al cero absoluto.