Estamos en febrero y no hay una sola persona en el mundo que no haya escuchado sobre el Coronavirus 2019-nCoV, el virus de la ciudad de Wuhan que ya ha cobrado la vida de más de 400 personas y que se ha expandido a varios países. Sin embargo, toda esta epidemia podría haber sido menor si el gobierno chino hubiera escuchado al doctor Li Wenliang.

Wenliang es un oftamólogo en el Hospital de Wuhan, pero también es la persona que advirtió sobre la posibilidad de que el 2019-nCoV se volviera una epidemia desde el pasado 30 de diciembre, un día antes de que esta enfermedad siquiera fuera reconocida como un nuevo tipo de coronavirus.

Desde unos días antes, Wenliang había observado que siete de sus alumnos presentaban síntomas similares a los del SARS, que originó una epidemia mundial en 2003, por lo que envió varios mensajes en redes sociales advirtiendo a sus colegas y conocidos para que se protegieran bien con ropa y mascarillas adecuadas. ¿El resultado? La policía lo detuvo por «publicación de informaciones falsas en Internet».

La detención de Wenliang no pasó desapercibida, varios medios retomaron el caso de su detención, pero no por la advertencia que hizo al mundo, sino para calumniarlo y calificarlo como un «creador de rumores». Tan mal fue recibida la serie de advertencias de Wenliang, que el pasado 3 de enero la Oficina de Seguridad Pública de China lo hizo firmar una carta en la que reconocía haber «perturbado gravemente el orden social» y se comprometía a no repetir sus acciones. Se le advirtió además que «si sigue siendo terco e impertinente y continúa con esta actividad ilegal será llevado ante la Justicia».

En ese entonces la existencia del Coronavirus 2019-nCoV ya era conocida, pero aún se creía que sólo se podía transmitir de animales a humanos, por lo que cuando finalmente se comenzaron a tomar medidas preventivas, ya era tarde para muchas personas, incluyendo al propio Li Wenliang, quien el pasado 10 de enero comenzó a padecer tos y fiebre. El 15 de enero ingresó al hospital con síntomas de neumonía junto a sus padres, y lamentablemente fue diagnosticado con la enfermedad.

Apenas cinco días después de que Wenliang fue diagnosticado, China declaró una emergencia sanitaria y una carta de disculpa fue enviada a Wenliang, quien actualmente permanece internado a la espera de que se encuentre una cura para la enfermedad.

Con información de BBC.