El debate que existe entre aquellos que apoyan a Porfirio Díaz en lo que hizo durante su mandato y aquellos que lo tachan de tirano parece nunca terminar. México vivió tres periodos con Porfirio Díaz, el primero, del 29 de Noviembre de 1876 al 06 de Diciembre del mismo año. El segundo, del 18 de Febrero de 1877 al 30 de Noviembre de 1880. El último y el más conocido «El Porfiriato», que tuvo lugar del 01 de Diciembre de 1884 al 25 de Mayo de 1911.

Pero, ¿Quién fue Porfirio Díaz y Por qué existe este debate?

José de la Cruz Porfirio Díaz Mori nació en Oaxaca en el año 1830, huérfano de padre desde los tres años. Estudió leyes en el Instituto de Ciencias y Arte, donde sería discípulo del futuro Presidente de México, Benito Juárez, quien le impartía la materia de Derecho Civil.

Más adelante Porfirio Díaz ingresó al ejército participando en varios conflictos bélicos. Participó en la Guerra de Reforma (1858 – 1961), conflicto que enfrentó a conservadores y liberadores, Díaz apoyando la causa liberal. Los liberales ganaron el conflicto impulsando a la Presidencia del país a Benito Juárez.

Participó de igual manera en la Invasión Francesa (1862 – 1863), en el año de 1962 fue nombrado jefe de brigada en Acultzingo, participando ese mismo año en la Batalla del Cinco de Mayo. El 2 de abril de 1867, Porfirio Díaz tomó la capital de la República después de realizar un asalto a las tropas del Emperador Maximiliano, adelantando la caída del emperador y el triunfo de Juárez.

Esta victoria le abriría las puertas para competir por la presidencia de México, pero el congreso eligió a Benito Juárez para tomar el mando en 1867 reeligiendo a Juárez en 1871. En Noviembre de ese mismo año Díaz lanzó el Plan de La Noria, en el cual se pronunciaba en contra de la reelección, la sublevación falló y Porfirio tuvo que abandonar el país.

En 1872 tras la muerte de Juárez, Lerdo de Tejada accedió al poder. Cuando en 1876 Lerdo de Tejada anunció sus intenciones de reelegirse como presidente, Porfirio Díaz lanzó el Plan de Tuxtepec, consiguiendo derrocar a Lerdo de Tejada quedándose con el poder.

En 1877 el congreso eligió a Porfirio Díaz como presidente de México. En su primer mandato fue bastante coherente con las ideas expuestas anteriormente, impulsando una reforma constitucional donde se introdujo el veto a la reelección presidencial consecutiva. Una vez concluido su período, el poder pasó a manos de Manuel Gónzalez. Durante este tiempo Díaz fue presidente de Oaxaca.

Una vez concluido el mandato de González, Díaz presentó una nueva candidatura a la presidencia, saliendo elegido. Tomó posesión el 1 de Diciembre, tres años más tarde promovió una enmienda para poder ser reelegido, la cual en 1890 fue aprobada por el Congreso haciendo posible la reelección indefinida, por lo cual permaneció en el poder hasta 1911.

Díaz redujo las instituciones políticas liberales a convertirse en una farsa democrática. Se eliminaron a los adversarios políticos, la prensa fue sometida y perseguida cuando intentaban mantener una postura independiente. El mandatario prescindió de la división de poderes, así como de la soberanía de los estados.

El pueblo mexicano estaba harto del desorden y de la falta de paz, por lo que Díaz se propuso a imponer la paz a toda costa. «Poca política y mucha administración» fue el lema para tratar de eliminar las diferencias de opiniones sobre asuntos políticos, dedicándose a mejorar el funcionamiento del gobierno. Esto con la intención de atraer capital extranjero al país.

Díaz consiguió mantener el orden con mano dura y usando la fuerza pública. Gracias a esta nueva situación de «estabilidad», aumentó la demanda de empleos haciendo posible el desarrollo económico.

Durante el mandato de Porfirio Díaz y he aquí la causa del debate, se realizaron obras importantes como la construcción de varios puertos, así como 20.000 kilómetros de vías férreas. Las cuales facilitaron en gran medida el intercambio comercial. El correo y los telégrafos se extendieron a gran parte del país. Se fundaron nuevos bancos, ayudando a la organización de las finanzas del gobierno, el cobro de impuestos se regularizo, lo cual provocó que poco a poco se pagaran las deudas. Por primera vez desde la Independencia la haciendo pública registró sobrantes.

El laboreo de minas se reanudó y se mejoró, provocando un auge en la minería, convirtiendo a México en el segundo productor de cobre en el mundo. En los estados de Puebla y Veracruz se construyeron grandes fábricas de hilados y tejidos.

México vivió un crecimiento económico jamás antes visto, pero, al existir tan poca gente que tuviera los recursos para invertir, el desarrolló favoreció a sólo un pequeño porcentaje de la población. La desigualdad que se vivía entre los muy ricos (que eran muy pocos) y los muy pobres (que eran muchos) abrió una brecha en la sociedad mexicana que hasta el día de hoy seguimos viviendo.

Se hicieron esfuerzos enormes por extender la educación pública, lo cual permitió que más niños fueran educados, con esto más mexicanos pudieron seguir con sus estudios superiores formando una clase media de profesionales y empleados públicos.

La vida cultural también se vio enriquecida con nuevos periódicos, revistas y libros escritos e impresos en México, los teatros presentaban artistas europeos, lo cual se extendió hasta cinematógrafo. La vida intelectual tuvo hitos importantes. Justo Sierra inauguró la Universidad Nacional. José María Velasco plasmó en cuadros maravillosos los increíbles paisajes mexicanos.

Así que, después de ver los dos lados, de observar lo que Porfirio Díaz hizo y le dio al país, nadie pone en duda que fue un tirano pero, ¿Fue un gran político? Porfirio Díaz será un constante debate, porque es cierto que tuvo mano dura, es cierto que tuvo sus errores como varios (la mayoría) de nuestros gobernantes ha tenido, pero, al mismo tiempo impulsó a México a lugares a los que nunca había llegado. México tuvo un crecimiento exponencial en todos los aspectos, lo cual ayudó a que las inversiones extranjeras nos dieran los recursos para pagar la deuda externa.

La pregunta del millón y la que todos nos hacemos es: ¿Qué tipo de Presidente necesita México? ¿No es necesario en México un Presidente con mano dura? ¿Un presidente que tenga sus ideales y los pueda plasmar en su mandato?

México se ha visto afectado en muchos sentidos por nuestros mandatarios, actualmente se vive en un México sin precedentes, teniendo un estado catalogado como uno de los más peligrosos del mundo, donde se puede ver cómo los medios son controlados por un solo sector, donde se controla lo que es publicado, donde aquellos que se «revelan» son despedidos y alejados de los medios. Donde la inseguridad es el plato de todos los días, donde maestros prefieren hacer manifestaciones que mejorar el desempeño para que las futuras generaciones tengan un mejor futuro. Donde uno estira la mano y se la toma el pie, un México donde la frase «el que no tranza no avanza» parece ser el pan de cada día.

¿Qué Presidente necesita México?

Pablo Francisco Ruiz.