A solo dos cuadras del Jardín de Allende, en San Miguel de Allende, se esconde un discreto local, con una entrada muy reducida pero que te garantiza una experiencia culinaría única.

Lavanda Café nació hace cuatro años con el propósito de un concepto bueno y diferente. Los socios lo mencionan como: «Cuando abrimos, la lavanda no era muy popular en los alimentos, así que la idea fue incorporarla en la comida y bebida para dar un toque distinto».

Los desayunos y almuerzos son las estrellas. La especialidad son los huevos benedictinos, con brioche tostado, salsa holandesa, espinaca, aguacate y tocino crujiente. Nuestra recomendación es la ‘cazuela’, que incluye un horneado de papas, champiñón, y queso, acompañado de huevo estrellado, tocino y jitomatitos asados. Como bebida no puede faltar el café lavanda o latte lavanda.

Ubicación: Calle del Dr. Ingacio Hernández Macías 87, Centro.

Horario: Lunes a domingo (excepto martes), en un horario de 8:30 a 16:00 horas.