Mientras que en algunos países la gente duda de la efectividad de las vacunas e incluso las acusan de provocar enfermedades, en Francia han dado un paso adelante y ha decidido volver obligatoria la vacunación infantil.

Con la intención de fomentar la salud y mejorar la calidad de vida en el país, la Asamblea Nacional Francesa ha anunciado un paquete de medidas prioritarias en materia de salud, entre las que destaca la antes mencionada.

Actualmente solo hay tres vacunas obligatorias en Francia: la de la difteria, tétanos y polio, mientras que el resto son opcionales para los padres, sin embargo, a partir de 2018 serán 11 las vacunas obligatorias.

El anuncio no da detalles sobre las sanciones que se implementarán contra aquellos padres que no cumplan con la nueva ley de vacunación.

En mayo de este año, Italia decidió hacer obligatorio un calendario de 12 vacunas. Los padres que no certifiquen el tratamiento no obtendrán plaza para sus hijos en centros de enseñanza públicos y se enfrentan a sanciones económicas.

Según expresó el ministro francés, Édouard Phillippe, es inaceptable que haya niños muriendo de enfermedades como paperas en un país como Francia, dónde nació Louis Pasteur, pionero en el desarrollo de vacunas.

Fuente: Gizmodo