Los sismos del mes de septiembre provocaron un desvío en el cauce del Río Agua Azul, mismo que alimentaba las famosas Cascadas de Agua Azul en Chiapas, provocando que la caída de agua perdiera casi la totalidad de su volumen.

Luego de diez días de obras realizadas por los ejidatarios y autoridades federales y estatales, el cauce se ha recuperado al 100 por ciento, informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Los ejidatarios de la zona decidieron tomar la iniciativa en la restauración de las cascadas, pues según señalaron, «de esto depende la economía de las familias de la comunidad», y con la ayuda de las autoridades estatales y federales lograron recuperar las cascadas en poco más de una semana.

Además de la restauración del cauce del río, se inició la construcción de un muro de mampostería definitivo que permita mantener el cauce original equilibrado hacia ambos brazos del río.

[Con información de El Financiero]