Cuando uno sufre de un resfriado es común que se le recomiende descansar, tomar muchos líquidos y consumir naranjas y otros productos ricos en Vitamina C, pero un nuevo estudio ha revelado que al menos este último punto no será de gran ayuda para que los enfermos se recuperen.

De acuerdo con la responsable de Nutrición y salud de Nestlé, Laura González, la Vitamina C es muy útil para prevenir que aparezca el resfriado común, pero no es así cuando la enfermedad ya está en el organismo.

La Vitamina C no puede generarse de manera natural por el cuerpo humano, por ello es importante incluir en la dieta muchos alimentos que la contengan, sin embargo «tomar un suplemento de vitamina C puede ayudar a prevenir el resfriado, aunque únicamente en caso de tener niveles bajos de esta vitamina».

Por otro lado, la ausencia de Vitamina C puede suponer grandes problemas de salud, como sangrado en las encías, anemia, inmunodepresión, dificultad en la cicatrización de heridas e incluso piel áspera y descamativa o dolor articular. Y en casos muy severos, da lugar al escorbuto, una enfermedad grave que afecta principalmente a adultos mayores y personas con desnutrición.

Cabe recordar que la Vitamina C es una sustancia muy sensible y puede ser destruida incluso por la temperatura, por lo que se recomienda consumir frutas y verduras ricas en ella crudas y en temporada. «Con una sola naranja grande podemos alcanzar las cantidades aconsejadas para cada día», señala la experta.

Por su contenido en vitamina C destacan, entre las frutas de invierno, los cítricos como el limón, la mandarina, el pomelo o la naranja.

 [Con información de Sin Embargo]