Por: Diego Rodríguez

Antes que nada, agradezco a mi esposa, quien me enseña, me ilustra, me informa y me permite acompañarla en su vida, que me ha dado la idea para nombrar a este espacio y el cuerpo de este por el tiempo que dure en esta nueva casa de expresión, en donde hoy, comienza la historia.

Este día es uno de los días más importantes en el mundo entero, es el DÍA MUNDIAL DE LA MUJER (sé que no debí decir mundial pues es algo evidente, pero hay algunos que aún lo desconocen).

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró en 1975 que el 8 de marzo sería el día de la mujer, explicaciones, fuentes e historias de por qué fue este día específicamente hay muchas; sin embargo, la más “exacta” se relaciona justamente con un movimiento social de mujeres en el siglo XIX.

El 8 de marzo de 1857, en Nueva York, miles de mujeres salieron a protestar por la desigualdad salarial, las míseras condiciones en que se encontraban, para abolir el trabajo infantil y reducir las horas de trabajo.

Otro de los aspectos más significativos del Día de la Mujer es el color morado. Se adopta como signo de reivindicación y es este el color representativo, pues es el color que usaban las Sufragistas Inglesas, mujeres revolucionarias que lucharon por el reconocimiento de su derecho a votar; mujeres que fueron perseguidas, estigmatizadas, insultadas y encarceladas, que aún en prisión continuaron su lucha pagando incluso con su propia vida.

En nuestro País, en nuestro Estado, se realizará la marcha 8M este día, y sí, se va a realizar, no es necesario que los representantes populares (gobernadores o presidentes), les autoricen salir a la calle. Se celebra, por mucho, el día más importante de todos en nuestra vida. Es el día más representativo en cuanto a la protesta, a la lucha…a la revolución se refiere, es el día más importante porque implica el reconocimiento de los Derechos Humanos.

Desafortunadamente es un día que muchos políticos toman como “estandarte” como “bandera”, mágicamente en la semana previa al 8M, miles de políticos son “Pro-Mujer”, se “suman”, “defienden”, “enaltecen” y cualquier cantidad de descripciones que gusten inventar. Lastimosamente no se trata de ello, pues el resto del año continúan diciéndole a las mujeres “cuídate”, en lugar de trabajar en la seguridad, “las empoderan” con programas municipales, pero no respetan sus derechos.

Tenemos un gobierno que se dice progresista, pero blinda sus edificios, tenemos un gobierno que dice estar velando por los derechos de las mujeres y se ofende por las protestas y muestras de expresión, tenemos diputados que se ofenden por “pintas”, “grafitis” y mensajes, ¿Qué esperábamos como sociedad? Si la lucha y la protesta no trae resultados, la incomodidad que se genera será la solución.

Querétaro está gobernado por un partido con ideales conservadores, que privilegian la vida y niegan la despenalización del aborto, que prohíben que todas y todos tengan derecho a un matrimonio porque no es “natural”, privilegian la religión que oprime la diversidad de género, pero que permite la pederastia; Querétaro esta gobernado por un partido que “ no tenía un perfil femenino para la candidatura a gubernatura” y porque “la ley no obligaba”.

El principal problema de nuestro Estado es justo eso, la incongruencia…la ley obliga a permitir matrimonio igualitario y lo prohíben, pero como no los obliga a que una mujer sea candidata, no lo hacen. Vivimos en un estado que NO PONDERA EL FEMINICIDIO…ni si quiera lo reconoce cuando sucede.

“Cuando las mujeres empiezan a desaprender todo lo falso que les han hecho creer, se funden en un abrazo cósmico”. Roy Galán