Cuando Stacey Wehrman Feeley encontró a su hija parada sobre el borde del inodoro le tomó una fotografía pensando que era gracioso; sin embargo, cuando escuchó los motivos por los que estaba haciendo eso sintió una gran tristeza.

La madre de Michigan encontró a su hija parada sobre el escusado, estaba en silencio y permanecía inmóvil, por lo que decidió enviar una fotografía a su marido, pero cuando le preguntó qué es lo que estaba haciendo se le partió el corazón.

La niña le explicó que estaba ‘practicando’. Era una práctica difícil pues tenía que mantener el equilibrio sobre el inodoro mientras permanecía en absoluto silencio. No estaba jugando, se estaba preparando para la posibilidad de que hubiera un tiroteo en su escuela.

En la escuela, los maestros explicaron a sus alumnos cómo debían actuar en caso de que una persona armada entrara a la escuela y comenzara a disparar. La instrucción era esconderse en el baño, pararse sobre el toilete y esperar por ayuda en silencio.

Cuando su madre entendió lo que estaba haciendo su hija decidió no mandar la foto a su esposo, sino publicarla en su cuenta de Facebook para generar conciencia sobre la venta de armas en Estados Unidos y los cada vez más frecuentes tiroteos.

«Tomé esta fotografía inicialmente porque me pareció graciosa. Se la iba a enviar a mi esposo para mostrarle lo que su traviesa hija de tres años estaba haciendo. Sin embargo, cuando me dijo lo que estaba haciendo no lo soporté. Estaba practicando para un simulacro en su preescolar sobre lo que tienes que hacer en caso de un tiroteo.

Políticos miren. Este es su hijo, sus hijos, sus nietos, sus bisnietos y sus futuras generaciones. Vivirán sus vidas y crecerán en este mundo basados en sus decisiones. Apenas tienen 3 años y ya se esconden sobre los inodoros. No sé que será más difícil para ellos, tratar de permanecer en silencio por el mayor tiempo posible o tratar de mantener el equilibrio sin que sus pies se resbalen».

La publicación de esta madre de Michigan se ha vuelto viral, cuenta con miles de likes y ha sido compartida más de 10 mil veces. Lo que parecía divertido terminó siendo un llamado de conciencia.