A partir del próximo lunes la tenista rumana, Simona Halep, ocupará el puesto como la tenista número uno del mundo, seguida por Garbiñe Muguruza y Karolina Pliskova.

Con 26 años de edad y dos finales frustradas de Roland Garros, Halep se convertirá en la 25ª mujer en ascender al primer puesto de la clasificación WTA.

Pero su logro más reciente no llegó solo, requirió de un gran entrenamiento y frustración, así como una cirugía estética que cambió por completo su forma de jugar.

En septiembre de 2009 la tenista rumana optó por reducir el tamaño de sus senos para poder mejorar su técnica, de acuerdo con ella, el peso de sus pechos le dificultaba reaccionar con rapidez, pero eso no es todo, también señaló que su pecho le incomoda al momento de jugar.

Anteriormente el nombre de Halep resaltaba en artículos que destacaban su físico e incluso comparaban su belleza con la de María Sharapova, pero tras su operación se ha hablado más sobre su habilidad e innegable talento.

Ella misma ha destacado los grandes cambios que ha tenido su juego tras la operación, «estoy más agresiva en la cancha. Me muevo muy bien, estoy corriendo mucho y me siento muy pero que muy bien».

Fuente: Infobae