Por Luis Gabriel Osejo

Historia y hechos: en 1997 Fernando Ortiz Arana despreció la candidatura del panista Ignacio Loyola Vera y perdió las elecciones de ese año. No acudió a debates, no abrió su campaña a la sociedad y los queretanos terminaron cobrándosela.

Al inicio de la contienda FOA, el poderoso FOA de fines del siglo pasado, llevaba más de treinta puntos de ventaja sobre el panista. Y perdió por 5 puntos porcentuales.

Historia y hechos: en el 2009 Manuel González Valle aventajaba a Pepe Calzada por más de 26 puntos de ventaja.

En la comida de su cumpleaños en Balvanera, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, le aconsejó a Pepe pensársela dos veces antes de participar en el proceso, la ventaja era de dos a uno, como lo publicó el Diario de Querétaro.

Pero Pepe ganó por más de 7 puntos al entonces alcalde de Querétaro con licencia.

Historia y hechos: en 2015 Roberto Loyola tenía unos 12, 15 puntos de ventaja sobre Pancho Domínguez. Casi la misma cantidad de diferencia pero a favor del hoy gobernador.

En los tres casos anteriores, el gobernador en turno tenía una excelente calificación antes de las elecciones: Burgos 8.0, Garrido y Pepe. El gobernador Domínguez anda por la misma calificación.

De hecho, los tres, en su momento, siempre estuvieron en los primeros lugares del top ten de mejores gobernadores.  Pero eso no significó que los queretanos vieran bien a su ‘delfín’.

A unas semanas de iniciar las campañas, los dos principales contendientes Mauricio Kuri y Celia Maya, traen, promediando las ultimas encuestas, una ventaja a favor del panista de hasta 12 puntos. Nada comparados con las últimas elecciones en las que los ganadores no eran favoritos y le dieron la vuelta al resultado.

¿Qué factores pueden ‘jugar’ a favor de Celia Maya?

Dos y muy importantes: el gobierno de Francisco Domínguez no supo resolver el tema del transporte público en el que se mueven todos los días poco más de 750 mil queretanos que todos los días recuerdan la promesa incumplida. El otro factor es el presidente de México, comandante en jefe de los siervos o servidores de la nación que el día de la elección movilizarán a todos los becarios para votar a favor de Celia. Ya los vemos en las calles todos los días y a todas horas.

Agrego un elemento importante a favor de la hoy tres veces candidata al gobierno: la pandemia. Mucha, mucha gente que votará por Mauricio, que suele votar por el PAN, es sector vulnerable frente al Covid19 y se la pensarán antes de salir a votar. En esta elección el voto duro podría ser la diferencia.

A favor de Mauricio, el desgaste impresionante del presidente y de su partido y la especialidad de la casa: la bonanza queretana que han mantenido los últimos cuatro gobernadores de Querétaro y que se asocia con el PAN.

Quien piense que las elecciones están definidas –como yo lo pensé hace un par de meses- está equivocado. Falta mucho.