Luego de 16 años explorando el universo, el telescopio espacial Spitzer de la NASA será apagado.

Será el próximo jueves cuando los controladores en tierra de este telescopio apaguen definitivamente al telescopio que durante casi dos décadas usó sus ojos infrarrojos para mostrarnos el universo de una forma completamente diferente a lo que estamos acostumbrados.

El telecopio Spitzer observó nubes de polvo, ayudó a encontrar estrellas, galaxias, localizó un anillo casi invisible alrededor de Saturno y hasta fue clave en el descubrimiento de planetas similares a la Tierra.

Durante sus 16 años de servicio, el telescopio Spitzer observó 800 mil cuerpos celestiales y nos dio más de 36 millones de imágenes originales, ayudó a alrededor de 4 mil científicos con sus investigaciones y tuvo parte en la publicación de cerca de 9 mil estudios, informó la NASA.

Este telescopio fue diseñado con un presupuesto de mil 400 millones de dólares y se suponía que operaría durante 2.5 años, pero su misión se extendió hasta el máximo posible. Durante este tiempo el telescopio ha orbitado el Sol y actualmente se encuentra a 265 millones de kilómetros de la Tierra, por lo que una vez que sea apagado, continuará a la deriva en el espacio infinito.

Con información de AP.