Fundada en 1964 por el maestro Hugo Gutiérrez Vega, rector en ese año de la Universidad Autónoma de Queretaro, la Estudiantina de la Universidad Autónoma de Querétaro fue, y sigue siendo para muchos sectores de la sociedad, un referente de historia, de tradición y de queretaneidad.

Contratarlos para la boda, el bautizo, la fiesta de cumpleaños o acompañarlos por los andadores de Querétaro cantando ‘el bachiller’ y coreando con el ‘pi pi ri pi pi’ nos hacía sentir más queretanos a todos.

No conocí a todos pero sí a muchos de ellos que tengan el privilegio de formar parte de la tuna más importante de la región.

Me acuerdo del maestro Aurelio Olvera, siempre al frente o de Ángel Nieto, ahora director de la estudiantina; de Toño Ugalde en la mandolina, de Marco Servín en el pandero, de Juan Carlos Olvera en la guitarra, o de Víctor ‘tito’ Garrido o su hermano Andrés, hoy cronista de la Ciudad y alguna vez alcalde interino.

Recuerdo la voz increíble de Librado Anderson y supe que mi maestro Salvador García Alcocer, ex director de Derecho y magistrado jubilado, también formaba parte del grupo.

No recuerdo el nombre de quien imitaba de manera extraordinaria a varios cantantes, de Julio Iglesias a Pedro Vargas pasando por Juan Gabriel y Rafael. Pero estoy seguro que en este artículo alguien me recordará el nombre de ese simpático queretano que, me acuerdo, en un show que daba en el Restaurante Los Correa, cuando imitan a a Juan Gabriel pedía silencio para posesionarse del papel ‘pues no me vaya a dar un aire y me quede así’, decía.

¿Cuántas veces no íbamos detrás de ellos en el andador Cinco de Mayo, tomando alcohol a escondidas en una bota de cuero o en una bolsa con popote?. ¿Cuántas veces en la UAQ no cantamos ‘no quiero ser abogado, ni quiero ser contador, quiero ser tu enamorado…aunque nunca, aunque nunca sea doctor…’.

La Estudiantina fue y seguirá siendo un orgullo para los queretanos a quienes nos han representado en todo el mundo de España a Roma y de Los Ángeles a Sudamérica.

El viaje que más recuerdo que hicieron fue al Vaticano donde le cantaron al Papa Juan Pablo II, a muy poco tiempo de su muerte.

12804044_10207663305357373_400597761_n 12837148_10207663305277371_2089619106_o 12804193_10207663304997364_190409072_n 12790206_10207663305477376_1764044375_o