La Ciudad de México, Madrid y París han acordado prohibir la circulación en sus calles de vehículos que funciones con diésel a partir del año 2025.

Esta medida ha sido tomada con la intención de reducir las emisiones contaminantes en estas ciudades, cuya población se ve cada vez más afectada por la mala calidad del aire.

Miguel Ángel Mancera, en conjunto con la alcaldesa madrileña Manuela Carmena y la parisina Anne Hidalgo, firmaron el pacto este jueves durante la Cumbre Mundial de Alcaldes del C40, en México.

Además de esta prohibición, los líderes estatales acordaron pedir ayuda a las empresas de la industria automotriz para acelerar la transición entre vehículos de combustión y vehículos eléctricos o híbridos.

De igual manera, prometieron invertir en infraestructura sostenible para mejorar la movilidad de los ciudadanos.

Fuente: El País