Así como hay historias de violencia y donde parece que el compañerismo y la unión no existe, los futbolistas dan un ejemplo enorme, dejando en claro que el fútbol es un deporte de unión.

El momento que nos regresó la fé en el fútbol se vivió en un encuentro de la liga de República Checa. Un duelo que enfrentó al equipo de Bohemians 1905 y al equipo de Slovacko, en el que un jugador sufrió un serio golpe y empezó convulsionar. Esto no tuvo una consecuencia fatal para el herido por la reacción de un delantero rival, que actuó de inmediato con los trabajos de primeros auxilios.

El arquero Martin Berkovec fue a intentar controlar una pelota dividida y chocó muy fuerte con su compañero, el defensor Daniel Krch. Ambos quedaron tendidos en el suelo, mientras el árbitro hacía señas para que ingresara la camilla y los médicos correspondientes.

Sin embargo, el arquero fue quien se llevó al peor parte y producto del fuerte impacto comenzó a convulsionar. Con gran reacción, el delantero rival Francis Kone se lanzó encima de Martin Berkovec y le realizó los trabajos de primeros auxilios. Le retiró la lengua para que no se la tragara y lo colocó de costado para que pudiera respirar.

Fueron apenas segundos hasta que los médicos del equipo llegaron y lo llevaron a un hospital, pero el gesto del delantero permitió no tener que lamentar un hecho más grave. Ya recuperado, el Berkovec escribió en su cuenta de Facebook desde el sanatorio y le agradeció a Kone por su rápida labor.

Aquí el vídeo de la situación que se vivió en la República Checa.

https://youtu.be/0xnC0fGD1UM