El director de seguridad de la empresa UPS se encuentra en medio de una gran polémica a causa de su conducta racista, pues después de despedir injustamente a un grupo de trabajadores mexicanos, un centenar de empleados renunciaron a la empresa.

Antoine Dangerfield, un soldador que trabajaba en la empresa, grabó los hechos y los publicó en sus redes sociales, explicando que el director le exigió a uno de los empleados latinos que tradujera sus órdenes a otros mexicanos para que entendieran, pero éste se rehusó, lo que llevó al director a despedirlo, así como a otros cinco de sus compañeros.

Al ver lo que estaba ocurriendo, y al considerar que el despido de sus compañeros era injustificada, decidieron irse de la empresa también, sin que el director pudiera hacer algo al respecto.

Ahí no termina la historia. Después de que el video se volviera viral, ejecutivos de UPS se acercaron a Dangerfield y le ofrecieron 250 dólares para bajarlo, pero él se negó porque quiso dar difusión a la historia y mostrar como un centenar de sus compañeros optaron por abandonar sus trabajos aún cuando tenían familias y necesidades económicas.

«Fue un cambio de vida para mí ver que eso sucediera. Porque fue como, maldición, realmente se juntaron. Se juntaron y dijeron, ‘Nah. Tenemos familias e hijos. No vamos a dejar que estos tipos simplemente hagan lo que sea’. Entonces ellos tomaron su posición»

[Con información de Excélsior]