Samsung no es el único que tiene problemas con sus teléfonos explosivos, Apple también tiene casos de dispositivos que se incendian o causan problemas de ese tipo.

Según da a conocer Gizmodo, durante un vuelo a Hawaii un iPhone 6 sufrió un ataque de combustión espontánea.

La víctima, Anna Crail, detalló que su iPhone 6 se incendió de la nada, por lo que tuvo que arrojarlo al pasillo en medio del avión, aunque terminó en la parte inferior del asiento de otro pasajero, lo que provocó pánico en la cabina, aunque el incendio pudo ser apagado rápidamente.

«De repente habían llamas de hasta 20 centímetros de altura saliendo de mi teléfono y lo arrojé al piso pero se metió debajo de otro asiento. Las llamas no hacían más que crecer rápidamente y muchas personas se pararon asustadas», declaró.

De acuerdo con las indagaciones, el incendio fue provocado por la batería de ion de litio, la cual se vio afectada por factores externos y un aumento en la presión interna del dispositivo.