Los abusos contra menores de edad cometidos por el padre Fernando Martínez Suárez han causado una gran polémica en México, y ahora el caso ha llegado incluso más lejos, pues El Vaticano ha anunciado que investigará las responsabilidades por negligencia o encubrimiento de los Legionarios de Cristo.

A través de un comunicado, la Congregación de los Legionarios de Cristo se disculpó por los hechos relacionados al sacerdote y aseguró que se someterán a una investigación en coordinación con el Dicasterio competente de la Santa Sede.

De igual manera, el comunicado asegura que la Congregación «se avergüenza de los abusos cometidos por Martínez Suárez, por la negligencia de la Congregación en la gestión de las denuncias del pasado y por la falta de una acogida adecuada a las víctimas».

Esta investigación se da una semana después de que Martínez Suárez perdiera su condición de clérigo tras comprobarse que abusó sexualmente de por lo menos ocho menores de edad entre 1990 y 1993.

Con información de Animal Político.