El pasado 28 de mayo en San Luis Potosí, durante una fiesta, un ventarrón levantó un juego inflable y derribó a una menor de edad, provocándole una herida de gravedad.

Desde el día del incidente, Fátima Monserrat, de 7 años, permanece en estado grave en terapia intensiva en el Hospital Ángeles. Aunque sus médicos aseguran que su evolución es favorable, su pronóstico es incierto.

En tanto, las autoridades realizan una investigación al respecto. Según informó el titular de la Unidad Municipal de Protección Civil, Félix Herrera Ortega, el incidente ocurrió durante una fiesta de particulares, pero se analiza cualquier responsabilidad en la que pudieran haber incurrido el salón de fiestas y la empresa que rentó los juegos inflables pues éstos no estaban debidamente anclados al suelo.

Detalló que de momento se realizan investigaciones «por la falta de medidas de seguridad en el funcionamiento de los juegos inflables» pues los juegos inflables no se encuentran reglamentados como ocurre con los juegos metálicos.

Agregó que el salón de fiestas cuenta con un programa interno de emergencias, licencia de funcionamiento y un seguro de responsabilidad civil que deberá cubrir a los afectados.

Fuente: El Universal