Un paciente que ingresó al hospital por una picadura de abeja, fue tratado por Covid-19 y posteriormente perdió la vida en Ciudad Victoria, Tamaulipas, según reporta el medio «Noticias24siete» a través del periodista Armando Orta.

Esto habría sido consecuencia de una serie de «errores» del sistema de salud en la entidad, pues el paciente ingresó con la picadura al Hospital de Soto la Marina, después fue trasladado al hospital general donde «por error» se activaron los protocolos de Coronavirus, y después se dio el traslado al Hospital Regional de Especialidades, donde perdió la vida.

Familiares del occiso indicaron que anteriormente, Omed «N»  sólo se había desplazado a Querétaro, desde donde se dirigió a Soto la Marina para reunirse con sus familiares. «No había ningún síntoma, convivimos con él todo el tiempo, no presentó ningún síntoma ni ninguna queja hasta que le picó la abeja», apuntaron familiares.

Omed era alérgico a las abejas, por lo que tuvo que se llevado al hospital al sentirse mareado y generalmente mal después de recibir el piquete.

Familiares indicaron que en cuanto llegaron al hospital de Soto La Marina, lo intubaron y les dijeron que lo tenían que trasladar al hospital general de Ciudad Victoria. Fue llegando a este nosocomio donde comenzaron a tratarlo como un caso sospechoso de COVID-19

«Les dijimos que ingresó por picadura de abeja», dicen familiares, «usted puede comprobarlo. (…) me cansé de explicarles», dijo su hermana, quien añadió que el doctor le dijo que como no podía respirar y ese era un síntoma, tenía que tratarlo como COVID-19.

Finalmente, después de tres o cuatro horas, lo trasladaron al hospital de especialidades, donde finalmente falleció porque nunca recibió el tratamiento para contrarrestar la alergia por la abeja.

«Nunca nos opusimos a que le hicieran la prueba pro COVID-19», apuntó la madre del occiso, «hubiéramos estado bien si nos decían que lo aisláramos, sólo les pedíamos que le hicieran las pruebas después de que le dieran el tratamiento para su alergia.