Mientras que algunas personas aplauden y celebran la labor del personal médico en medio de la pandemia por Covid-19, otras personas demuestran que la discriminación sigue presente en México.

El pasado miércoles se dio a conocer el incendio de una casa en la que viven dos enfermeras que trabajan en el Instituto de Seguro Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), en Mérida, Yucatán.

Un video captado por una cámara de vigilancia en la calle muestra a dos hombres encapuchados acercándose a la casa con una cubeta llena de lo que se presumía era gasolina.

Las enfermeras lograron reaccionar rápidamente ante el incidente y lograron pedir ayuda.

De acuerdo con las autoridades locales, el móvil del atentado no tuvo que ver con la labor de las enfermeras, sino con un tema personal, sin embargo, las enfermeras negaron tener algún problema con otras personas.

Con información de Radio Fórmula.