La impresión 3D se ha convertido en los últimos años en la tecnología que promete revolucionar el modo en el que hacemos todo, desde la impresión de órganos artificiales hasta comida y ¿Por qué no? Casas completas.

Una empresa rusa utilizó una impresora 3D tipo grúa para literalmente imprimir una casa completa.

La casa fue construida en Moscú y mide 38 metros cuadrados. El coste total de la construcción fue de 10 mil dólares (incluyendo cableado y aislamiento), por lo que resultó más barata que la mayoría de casas pequeñas.

Cabe mencionar que esta no es la primera ocasión en la que se imprime un edificio, en mayo del año pasado Dubai imprimió una oficina y en julio China imprimió también una casa completa, diseñada especialmente para soportar terremotos.

Sea como sea, no cabe duda de que la arquitectura ha entrado en una etapa completamente nueva.