La vida de un niño de 12 años en la India ha cambiado completamente luego de someterse a una cirugía para reemplazar su nariz con otra que previamente implantaron en su frente.

De acuerdo con el diario The Hindu, cuando tenía dos meses cuando una infección le causó una desfiguración en el rostro.

Para poder reconstruirle la nariz necesitaría una rinoplastia, pero no una normal, sino una más delicada y compleja.

La nariz que se le implantó en la frente y se le dejó ahí durante tres meses para que la sangre circule a través de ella como en cualquier otra parte del cuerpo y los tejidos que la componen se activen completamente.

Posteriormente se le realizó la cirugía reconstructiva en que la nariz fue retirada de su frente y colocada en la posición final.

A algunos meses de la cirugía, la vida del niño ha cambiado completamente y finalmente siente confianza en si mismo.

«No me atrevía a verme al espejo sin nariz. Solía ocultar mi rostro. Los niños me tenían miedo y se burlaban de mi. Pero ahora finalmente puedo ver a la gente a los ojos con confianza.