La aerolínea United Airlines se encuentra investigando el caso de un perro que se dirigía a Kansas con sus dueños y él llegó a Japón.

Cuando la familia fue a una instalación de carga para recoger a su perrito, un pastor alemán de 10 años, recibieron un gran danés. Swindle, de Wichita, Kansas, se enteró que Irgo había sido transportado en un vuelo con destino a Japón, donde se suponía que iría el gran danés.

Los funcionarios de las aerolíneas en Japón mandaron al perrito de regreso en un vuelo con destino a Kasas City.