Todo parece indicar que el programa Hoy No Circula genera distorsiones en el mercado y en lugar de desincentivar el uso del automóvil, promueve la compra de otro auto para así poder circulas y que en la mayoría de los caso este segundo auto suele ser usado, por lo que genera más contaminantes. Así lo dijeron armadoras y distribuidoras.

“Caeremos en el absurdo de que uno o dos días a la semana tendrás parado al vehículo nuevo, y en su lugar circulará el auto ‘viejito’ que, por el tipo de tecnología y el desgaste de la maquinaria, seguramente contaminará más”, dijo Guillermo Rosales, director adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA)

Para la industria la solución es remplazar el programa con otro más integral, que además de medir las emociones, evalúe las condiciones físico-mecánicas de los vehículos.