El día de hoy es denominado como el «días más triste del año» por el investigador de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnall y es que el tercer lunes de cada año se «celebra» este día. Pero, ¿Cómo llegó Cliff a la conclusión de que cada tercer lunes del mes de enero es el día más triste del año?

Para llegar a esta conclusión, Arnall utilizó una fórmula donde tuvo en cuenta variables como el clima, el salario, las deudas, el tiempo transcurrido desde Navidad, el tiempo transcurrido tras haber fallado en los propósitos de Año Nuevo, la motivación y lo que él denomina como «la necesidad de reaccionar».

Sin embargo, el experto en coaching ha intentado borrar este concepto con el tiempo pero afirma que el «Blue Monday» del 2017 puede ser, sin duda alguna, el más triste de toda la historia. Y es que Arnall asegura que hay suficientes elementos para considerar este 16 de Enero como el más triste de la historia.

Blue Monday

«Factores depresivos estacionales que se han unido al ‘Blue Monday’, así como preocupaciones adicionales hacen que este día sea todavía más deprimente que algunos años atrás; tanto Trump como el Brexit han causado incertidumbre y han incrementado el temor de la gente. A esto hay que sumarle la muerte de tantos famosos y celebridades que esto ha terminado de preocupar a la gente al punto de recordarle su mortalidad a toda la gente», explicaba el psicólogo al diario británico The Telegraph.

Pero al mismo tiempo, Arnall cree que esta es una oportunidad para que la gente use este día como trampolín y puedan estar mejor. “Usenlo como un trampolín para el cambio, ya sea para perder peso, dejar de fumar, embarcarse en un sueño o cambiar de trabajo. Hagan lo mejor de sus vidas y vivan al máximo. La forma más fácil de ser feliz es pasando más tiempo con la gente que te ama y le gustás tal como eres”.

Algunos psicólogos han venido refutando la teoría de Arnall ya que según ellos, está no cuenta con una base científica; además, cabe mencionar que el psicólogo fue quien dinamito una campaña publicitaria para la ahora desaparecida agencia de viajes Sky Travel. Donde invitaba a detener los «Blue Mondays».