Entre la década de los 60 y diciembre del año pasado, un total de 47 mil 820 menores de edad han sido reportados como desaparecidos, de ellos, un 23% siguen sin volver a casa.

De acuerdo con datos de la Secretaría de gobernación, 36 mil 748 menores han sido localizados después de que se denunciara su desaparición, sin embargo, no se detalla si los niños fueron encontrados vivos o muertos. Mientras tanto, los otros 11 mil 72 niños siguen siendo un caso abierto en el que ni siquiera se sabe si se encuentran con vida o dentro del país.

Tan solo en 2019 se reportaron dos mil 720 casos de niños desaparecidos, de los cuales mil 713 fueron localizados, es decir, solo un 63% del total.

Al respecto, Juan Martín Pérez, director general de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), reconoció a las redes sociales como una herramienta crucial para la búsqueda de los menores desaparecidos, pero advirtió que no existen mecanismos oficiales que cumplan con esta función a nivel federal, pues la Alerta Amber es únicamente un llamado de ayda de búsqueda al público, no un protocolo de búsqueda que demuestre que las autoridades están buscando a los niños.

De igual manera, señaló que los menores de entre 10 y 19 años son los más afectados por la desaparición forzada. En el caso de los menores de entre 10 y 14 años, las niñas son las principales víctimas, mientras que de los 15 a los 19 no hay diferencia entre la cantidad de hombres o mujeres desaparecidos.

Con información de Excelsior.