Aquellas personas que ordenen o realicen el sacrificio de animales destinados para abasto, sin el adecuado procedimiento de insensibilización o aturdimiento, podrán ser acreedores a multas de hasta tres mil veces la Unidad de Medida y Actualización (UMA) o entre seis meses y dos años de prisión.

Esto, luego de que la Cámara de Diputados avalara las reformas a la Ley Federal de Sanidad Animal, con lo cual se modifica las sanciones y se precisa la definición de ‘Animales destinados para abasto’, ‘Insensibilización o Aturdimiento’ y ‘Sacrificio humanitario’.

Con estas medidas se busca dar a los animales una muerte digna, ya que en México se tienen registros de un promedio de 7 millones de animales de granja que son torturados en los rastros del país.

Fuente: El Universal