Mientras que en China el número de contagios de Covid-19 han desaparecido casi por completo, otras enfermedades continuan existiendo y cobrando vidas.

Medios oficiales en China informaron esta semana sobre la muerte de una persona en la provincia de Yunnan como resultado de hantavirus, una enfermedad transmitida por roedores y para la cual no existe una cura todavía.

El occiso falleció el pasado lunes mientras viajaba hacia la provincia de Shandong a bordo de un autobús en el que viajaban también otras 32 personas, a quienes ya se les están realizando pruebas para determinar si existe o no el contagio.

Cabe recordar que incluso cuando esta enfermedad tiene una tasa de mortalidad del 60% y no tiene cura, además, se reportan solo unos 300 casos en América cada año.

Con información de El Universal.