Durante su conferencia diaria para dar a conocer actualizaciones sobre el COVID-19 en el país, el subsecretario de Preveción y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud, Hugo López-Gatell, dejó en claro que con la reapertura de actividades -que en teoría comienza este 1 de junio- habrá rebrotes de COVID-19.

«Que quede en su memoria: no está garantizado de modo alguno ni en México ni en ningún país del mundo que en el momento en que empiece la reapertura, no se puede garantizar que no habrá un rebrote», comentó.

El funcionario enfatizó que esto se debe a que, lógicamente, mientras más personas haya en la calle, más contagios habrá. Defendió la decisión de comenzar con la reapertura al apuntar que era «potencialmente dañino» mantener el confinamiento mucho tiempo.

«Es imposible y potencialmente dañino pretender que se puede mantener el estado de inmovilidad por tiempos demasiado largos. México tiene que empezar a ensayar sus experiencias de movilidad de manera escalonada, ordenada y cuidadosa», apuntó.

En este sentido, señaló que en las regiones donde se registren rebrotes, se volverá a restringir la movilidad para disminuir los casos.