El gobierno federal publicó el decreto en el que se exenta el pago de arancel de importación a productos clasificados en 66 fracciones arancelarias que forman parte de la canasta básica e insumos, con el propósito de contrarrestar la tendencia inflacionaria.

El establecimiento de las medidas previstas en el decreto no releva a los importadores de la obligación de cumplir con todas las regulaciones y restricciones no arancelarias de las mercancías, así como con las características de calidad y eficacia necesarias para proteger la vida y la seguridad de todas las personas, particularmente, las aplicables en el ámbito fitosanitario y zoosanitario.