Por: Santiago Rubín

Este año es fundamental la inversión y estrategia para el gas natural.
El Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) tiene programado asignar a Pemex 544 mil 598 millones de pesos. Pemex y CFE representan en este 2021 el 21.9% del total del gasto neto para el ejercicio fiscal.

Pemex difícilmente logrará la liquidez necesaria para alcanzar las metas que tiene programadas con el gas natural dada a la deuda de aproximadamente 105,000 mil millones de dólares, lo que apunta a que el gobierno tendrá que compartir tanto operación como inversión con empresas privadas del sector, para no cargarle tanto riesgo al país y poder lograr la autosuficiencia energética que esta buscando.

El futuro del gas natural en México está en ojos de empresas petroleras internacionales, que lo único que las detiene es la falta de certidumbre.
Si el gobierno realmente tiene la intención de buscar que el desarrollo energético sea una palanca para el desarrollo del país, deberá actuar para trabajar a favor y en colaboración con el sector privado y no en contra.

Cabe recalcar que, a pesar de que contemos con suficientes reservas de gas natural, apenas llegamos al 30% de abastecimiento, el otro 70% es importado de Estados Unidos. No estamos ni en el 1% de producción que tiene Estados Unidos en cuestión a infraestructura de pozos.

La “guerrilla” del gobierno y el sector privado debe parar si lo que buscamos es el incremento de la producción de gas natural. El Gobierno debe cooperar con el sector privado para habilitar las rondas de inversión y tener mayor comunicación para el desarrollo de nuevos proyectos y así, ser un país pionero en el sector energético.