Durante el Congreso Infantil en el que niños representan cargos públicos por un día junto a sus homólogos adultos, funcionarios de Tabasco apadrinaron a varios menores y les dieron regalos y visitas guiadas, sin embargo, no todos los legisladores fueron tan responsables.

De acuerdo con ‘El Universal’, el coordinador de los diputados del PRI en Tabasco, Manuel Andrade Díaz, estuvo muy ocupado «por andar en campaña» y dejó plantado al niño que apadrinaría. En su lugar, envió a uno de sus empleados como representante.

Pero no fue el único, Hilda Santos (PVEM) y Juan Manuel Fócil Pérez (PRD) también enviaron a sus empleados a representarlos.

Todo lo contrario fue el caso de Federico Madrazo Rojas, del PVEM, quien no sólo sí se presentó con el menor, sino que le regaló un violín.