Este lunes el fotógrafo de The Associated Press, Burhan Ozbilici, se levantó con una gran noticia, y es que ganó el premio World Press Photo 2017, debido a la imagen que tomó del asesino del embajador de Rusia en Turquía, quien además está parado al lado de su víctima.

La imagen de Ozbilici forma parte de una serie titulada «Un asesinato en Turquía», que también se llevó el premio en la categoría de Noticias de Actualidad. Las fotografías fueron tomadas antes y después de que el policía Mevlut Mert Altintas sacó un arma y le disparó al embajador Andrei Karlov durante una exposición de fotos en Ankara el pasada 19 de diciembre.

En la imagen vencedora, el pistolero está de pie con la pistola en la mano derecha apuntando al suelo y la mano izquierda levantada, con el dedo índice apuntando hacia arriba. El cuerpo del diplomático yace en el suelo justo a su lado.

El presidente del jurado, Stuart Franklin, calificó la imagen de Ozbilici como «una fotografía de noticias increíblemente impactante». Asimismo el jurado y los colegas de Ozbilici lo han elogiado por su calma y serenidad en un momento tan traumático. El fotógrafo declaró que simplemente actuó por instinto profesional.

«Sentí un calor agobiante, como si me echaran agua hirviendo sobre la cabeza y repentinamente sentí un frío paralizante, sentí que estaba en una situación sumamente peligrosa», dijo Ozbilici en una entrevista. «Sin embargo, al mismo tiempo me di cuenta que esto era importante, que esto era algo histórico, que esto era una gran noticia».

La imagen ganadora fue anunciada el lunes, y esta imagen se encontraba entre 80 mil 408 imágenes, que fueron entregadas por 5 mil 034 fotógrafos de 125 países. El jurado otorgó premios en ocho categorías, a 45 fotógrafos de 25 países.

Otra imagen premiada fue una del estadounidense, Jonathan Bachman, en la que una mujer negra de aquel país, ataviada con un vestido de verano durante una manifestación, se erige de forma tranquila frente a los Policías antidisturbios que se le acercan de forma amenazante. «Para mí representa la fuerza de la protesta no violenta», precisó Franklin.

Una serie de imágenes del canadiense Amber Brackern, que retrata el conflicto de una tribu Sioux con las autoridades estadounidenses por la construcción de un oleoducto que atraviesa su territorio, ganó en la categoría «Historias de asuntos contemporáneos».

El director de World Press Photo puso como ejemplo de esto la serie de imágenes de Lalo de Almeida sobre el virus del zika en Brasil, que se llevaron el segundo premio en la categoría de «Historias de asuntos contemporáneos». Los niños de las imágenes salen retratados en blanco y negro, con sus madres y en diferentes situaciones, como en una consulta médica, recibiendo una ducha o tomando un biberón.

«Para mí es siempre una cuestión delicada. ¿Cómo retratar enfermedades? Esta serie particularmente lo hace de una forma muy amable», explicó Boering, porque Almeida consigue su objetivo «sin centrarse en imágenes excesivamente dramáticas».

La crisis de los refugiados se reflejó en algunos de las imágenes premiadas, pero no tanto como el año pasado, evento en el que «fue la absoluta protagonista», dijo Boering.

Aquí puedes encontrar una serie de 29 fotografías que también fueron premiadas: World Press Photo 2017.