Una fotógrafa rusa estuvo a punto de ser atacada por uno de los animales más peligrosos del mundo, sin embargo, se dio cuenta del peligro mucho tiempo después, cuando miraba las fotos que había tomado.

Julia Sandukova estaba explorando el parque nacional de Andasibe, en Madagascar. La escena de la fotografía aparentemente no presenta nada insólito, como se puede ver en la fotografía se trata de un típico paisaje tropical, con árboles y una abundante vegetación.

Pero, escondido entre las hojas, algo estaba atento y observando cada movimiento de Julia, ¡un cocodrilo del Nilo!, uno de los depredadores más mortales para el hombre. Explicando como estuvo tan cerca del peligro sin darse cuenta, Julia dijo: «Estaba explorando el área alrededor de la cabaña y me acerqué a un gran lago rodeado de selva pluvial, No fue hasta cuando no miré las fotos que noté un ojo, luego me di cuenta que era un cocodrilo».

Fotografía

Por otro lado y pese al peligro que evitó, dijo que es una gran admiradora de los cocodrilos: «Es fantástico como pueden esconderse en el pasto y convertirse en parte del paisaje».

Estos animales pueden alcanzar a medir hasta 5 metros de largo y se pueden encontrar en pantanos, ríos y lagos en la África Subsahariana. Se estima que cada año los cocodrilos del Nilo atacan entre 245 y 745 humanos, los ataques son fatales en el 63% de los casos.

Cocodrilo del Nilo