Zoom, una de las aplicaciones más utilizadas en estos tiempos de contingencia, está en la mira del fiscal general de Nueva York, pues varias videollamadas de usuarios fueron pirateadas.

«Enviamos una carta a Zoom con una serie de preguntas para asegurarnos de que la empresa toma medidas apropiadas para garantizar la vida privada y la seguridad de los usuarios», dijo a la AFP un portavoz de la fiscal Letitia James.

A través de las redes sociales, los usuarios mostraron su inconformidad utilizando el hashtag #ZoomBombed, y relatan cómo es que ellos estaban en una videoconferencia, cuando de repente aparecieron imágenes pornográficas o de odio con lenguajes amenazantes.

Para evitar el pirateo, el FBI recomienda ajustar los parámetros para tornar las reuniones privadas, y no compartir la pantalla.

Es importante mencionar que la cantidad de descargas de Zoom creció un 252% durante la última semana en Estados Unidos, justo cuando las medidas de confinamiento se tornaron más estrictas.

Fuente: Excelsior