El pasado 23 de noviembre se encontró en Amealco de Bonfil el cuerpo de un hombre en severo estado de descomposición, quien fue identificado como Samuel Alari Pérez, de 31 años. A cerca de una semana de su descubrimiento, la familia del fallecido aún no ha podido despedirse de él como es debido.

Alari Pérez habría desaparecido el pasado 12 de noviembre mientras se dirigía hacia Atlacomulco, un par de días después su camioneta fue encontrada en el municipio de El Oro de Hidalgo, en el Estado de México sin huellas de violencia ni rastro del hombre desaparecido.

Una semana después, el 23 de noviembre, el cuerpo de Samuel fue encontrado en el municipio de Amealco de Bonfil, en Querétaro. Su familia lo identificó por el tatuaje que tenía en el brazo derecho, sin embargo, el cuerpo no ha sido entregado a sus familiares debido a que las pruebas de ADN aún no están listas.

De acuerdo con el padre del difunto, a él y a su esposa ya les han tomado muestras de ADN en dos ocasiones, pero las pruebas siguen sin estar listas. Además, critican que hasta el momento las autoridades no les han dado ninguna posible línea de investigación por el asesinato de su hijo.

[Con información de Excélsior]