De acuerdo con el tercer y último informe sobre el desplome de la Línea 12 del metro de Ciudad de México, realizado por Det Norske Veritas (DNV), señala por primera vez fallas en inspecciones y el mantenimiento como causas concurrentes en la tragedia y que ocasionaron que la infraestructura continuara en funcionamiento cuando no estaba apta.

Cabe destacar que la obra tenía problemas de diseño, por lo que sumado a los factores anteriores llevaron al colapso del tramo elevado, dejando un total de 26 muertos y un centenar de heridos, situación que pudo haberse evitado de haberse procedido con las inspecciones y el mantenimiento necesario.

En el informe se específica que el colapso ocurrió como resultado del pandeo de las vigas Norte y Sur, facilitada por la falta de pernos funcionales a lo largo de una longitud significativa de las vigas, ocasionando que una porción del puente elevado perdiera su estructura compuesta.

En el informe se desataca que en 2019, después de que Sheinbaum asumiera el poder, se hizo una revisión para conocer en que condiciones estaba la Línea 12, sin embargo, no hubo ningún hallazgo debido al corto tiempo de evaluación, por lo que los resultados no fueron concluyentes.

Con información de EL PAÍS.