La noche de este jueves la tumba del legendario Salvador Dalí fue abierta para que las autoridades pudieran retirar pelo, uñas y dos largos huesos de los restos embalsamados del pintor como parte de un juicio en el que una mujer asegura ser hija del pintor.

Pilar Abel, de 61 años de edad, es una mujer que se dedica a leer las cartas del tarot por televisión y desde hace más de dos décadas se ha enfrascado en una intensa batalla legal para exhumar el cadáver del artista para realizar una prueba de ADN y determinar si en verdad es su hija.

De acuerdo con Abel, su madre tuvo un romance con Dalí mientras trabajaba como empleada doméstica en el pueblo de Figueras, en el norte de España, donde el artista nació y a donde regresó más tarde con su esposa rusa, Gala. Dalí.

La noche de este jueves un equipo de expertos forenses abrió el ataúd del artista y exhumaron su cuerpo, el cual se encontraba en buen estado gracias al embalsamiento aplicado hace 27 años, incluso el carismático bigote del pintor permanecía «en la clásica postura de las 10:10», explicó Lluís Peñuelas Reixach, Secretario general de la Fundación Gala-Salvador Dalí.

En caso de que la prueba de ADN resulte negativa, la fundación pediría una compensación por el costo de la exhumación.

Fuente: Sin Embargo