La primera ministra británica, Theresa May, realizó una invitación al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a visita el Reino Unido próximamente, algo que despertó debate en las redes sociales.

Además de ser duramente criticada por funcionarios y ex funcionarios británicos, en la página oficial del Parlamento se encuentra una petición con más de 1.7 millones de firmas de ciudadanos británicos pidiendo que se cancele la reunión o que si se realiza, no tenga el carácter de una Visita de Estado.

Debido a la gran cantidad de peticiones que se han realizado para cancelar la visita, el Parlamento británico realizará un debate el próximo 20 de febrero para decidir si la visita debe o no realizarse.

Las críticas que han salido a la luz ante la invitación a Trump resaltan que él es un hombre misógino y vulgar, por lo que avergonzaría a la Reina Isabel II el simple hecho de reunirse con él.

A diferencia de una visita oficial, en una visita de Estado a Reino Unido es la propia Reina quien recibe al mandatario y a su pareja, algo que no emociona mucho a los británicos en el caso de Trump.

Fuente: Excélsior.